LOS CAMELIDOS ALIMENTO EN LA ERA GLOBAL

 

Aspirar a un desarrollo integral sostenible nos obliga a confrontar una serie de problemas que reclaman de nosotros soluciones rápidas y realizables. Es así como se hace imprescindible volver la mirada al recurso camelícola, base socioeconómica de la cultura andina que, desde tiempos seculares, ha prestado servicios esenciales permanentes al hombre peruano.

Aceptar que los camélidos (alpacas, llamas, vicuñas, guanacos) y sus híbridos fértiles que son razas sintéticas de la experiencia genética precolombina como la llama-suri, el vicu-paco, el paco-vicuña, entre otras – que son poco conocidas – son recursos animales exclusivos de las zonas de vida altoandinas (sierra), es un error difundido en la bibliografía nacional, ya que los camélidos prosperan en las 82 zonas de vida de las 84 con que cuenta el Perú y de las 104 existentes en el mundo.

Es posible su reintroducción y/o repoblación a lo largo y ancho del territorio peruano, precisamente allí donde otrora prosperaron como en las culturas de la costa: los Tallanes (Tumbes), Vicus (Piura), Sipán (Llama willu del Señor de Sipán) y Sicán (Dpto. de Lambayeque), Paracas y Nazca (Ica), entre otras; en la sierra: Wari (Ayacucho), Tiahuanaco (Puno); y en la Selva Alta los Chachapoyas (Amazonas), ya que los estudios de bioarqueología, y zoopaleontología así lo evidencian.

Ver Artículo Completo